martes, 11 de julio de 2017

En la Diplomatura en nutrición Vegetariana/ Vegana de la UB…



Seguimos aprendiendo…

Y re pensando...

¿Qué le pasa a una embarazada? Qué necesita? ¿Qué miedos tiene? Nos embarazamos un rato para ponernos en ese lugar y pensar desde ese lugar nuestro rol como nutricionistas y comprendimos que necesita mucha contención

Luego…hablamos con madres que amamantan y comprendimos que las madres que amamantan están cansadas, necesitan practicidad

Nació el bebé y vimos como cubrir con menú vegetariano/ vegano sus requerimientos, en las distintas etapas de su infancia  y con las recomendaciones “sensatas” para cada etapa ( el niño d eprimaria, el adolescente)
Pensamos en la mujer menopáusica y como vive sus “calores” y  “Cambios físicos y de humor”
Y luego, la tercera edad con sus potenciales largos años por vivir, y la necesidad de apegarse a la vida y cómo queremos llegar nosotrxs a esa etapa

En la  cocinas hicimos delicias adaptadas a cada ciclo de la vida y en todos los casos supimos que una “Dieta vegetariana/ Vegana bien planificada cubre todo lo necesario”  ( y/o como cubrir lo que falta)

Además seguimos aprendiendo a cubrir los nutrientes críticos y empezamos a proyectar profesionales que incluyen la supervisión en sus prácticas diarias.


Arepas de quinoa con calabaza, para niños, jovenes, ancianos ATP


Ríquisimo budín de banana vegano que nos recibió !!



Milanesas de tofu, a todo el mundo le gustan!

Pastel de papa con soja texturizada 

Postrecito con chia y chocolate..mmmm!!

Aprendemos, pensamos, cocinamos, comemos y proyectamos hacia adelante



Como siempre: UN LUJO!

MILES DE GRACIAS!

viernes, 12 de mayo de 2017

Diplomatura en nutrición Vegetariana/ Vegana "Lo intransferible de la experiencia"



En la diplomatura en nutrición vegetariana/ vegana es tanto lo que trabajamos en cada encuentro, que me di cuenta que contarlo confirmaba que  es una experiencia intransferible…muchos contenidos, (pero eso, en definitiva, sería lo más fácil de poder recuperar luego leyendo), lo difícil de explicar es , por como se plantea la propuesta, todo lo que hacemos en cada encuentro: juegos, intercambios, ejercicios…
Un nuevo encuentro, un nuevo momento de creación, mayo 2017:
-        
 - Cocinamos

-   -     Jugamos a re- conocer alimentos, propiedades y modos de preprarción, armamos bien grande nuestro-muestrario de alimentos

-          Hubo premio, para seguir conociendo alimentos  ( Dulce de aduki)

-          Aprendimos nutrientes críticos ( algunos muy importantes)

-          Vimos una entrevista de primera vez,( armado de ficha, biografía del cuerpo, motivo de consulta, puesta en orden )y a partir de eso…

-          Hicimos una propuesta inicial en la primera consulta…

¿Cómo se transmite todo esto en unas pocas palabras??


Intransferible y precioso!

SIMPLEMENTE GRACIAS!!!








martes, 18 de abril de 2017

Una diplomatura que camina hacia NUEVOS PARADIGMAS



En la diplomatura en nutrición Vegetariana/ Vegana de la UB pensamos en nuevos paradigmas que incluyen un nuevo público en franco crecimiento como la población vegetariana…pero también pensamos en un nuevo paradigma como nutricionistas, como profesionales de salud, como pacientes,  y como adultos.
Nos animamos a tomarnos un tiempo para ordenar lo importante.
Revisamos los temas a trabajar, cómo trabajarlos y como animarnos a re pensar la historia.
Nos propusimos pensar en un mundo donde nos guste estar y lo importante que es, entonces hacer muy bien nuestra parte.
Construimos juntos un referente, como nos parece que debería ser, que rasgos tendría que tener y quienes en esta sociedad lo tienen… concluimos, que hay que recuperar el corazón de niño: no juzga, es espontaneo y empático, entre muchas otras  virtudes…entonces, también nos propusimos un nuevo paradigma como adultos, con corazón de niño, como profesionales empáticos y sin juicio.
Revisamos en historias personales, como hemos vivido el buen/ mal trato en salud y lo importante de no seguir cometiendo errores sin reflexionar… ser profesionales reflexivos.

Conocimos como piensan los distintos tipos de vegetarianos y los representamos en el consultorio, para poder darles la adecuada selección de alimentos y luego, para cerrar y ser coherentes con este nuevo modelo de adulto…jugamos, competimos y hasta hubo premio y prenda…porque JUGAR ES COSA SERIA.

Y así trazamos puentes
 - Vegetariano- Profesionales de salud
-Universidades –  Juegos
-Adultos—Corazón de niños


Confirmado, el nuevo paradigma es una gran oportunidad que podemos elegir en cada momento y con cada tarea.

viernes, 5 de agosto de 2016

Nuevos paradigmas en la consulta de nutrición




Cuando tenía 17 años conocí a un grupo de filósofos que trabajaban en encontrar la raíz del pensamiento latinoamericano.  Ellos afirmaban que de ningún modo esta raíz podía provenir del racionalismo ya que la forma central del pensamiento latinoamericano encuentra sus raíces en la sensibilidad, la pasión y el misterio.
Sin duda estas ideas marcaron mi propio modo de pensar e integran también los principios en los que baso mi práctica como nutricionista; desde entonces, me he permitido pensar y tratar de comprender al otro desde dimensiones más amplias que las que me ofrece el pensamiento racional, propio de las ciencias, y he trabajado en el reconocimiento y respeto de “otras racionalidades”.
Las dietas Veganas no se basan en un criterio Racional ni científico, se basan en un criterio ético, y no es intención de un vegano “tener razón” en cuanto a la calidad de su comida.
Si nos basamos en un criterio racional y científico, podríamos identificar beneficios y dificultades de la dieta vegana o de la vegetariana. Por ejemplo, podríamos evaluar las carencias de alguna vitamina (como la B12 y la D) en este tipo de alimentación, aconsejando que siempre sean suplementadas. Estas observaciones que pueden hacerse al vegetarianismo y al veganismo, en cuanto a su incidencia en la salud, desde el ámbito de la nutrición, suscitan controversias sobre si deben o no ser avaladas por los nutricionistas, ya que hay quienes se oponen  a reafirmar opciones alimentarias que consideran “incompletas”, a sus pacientes.
No es menos cierto que también encontramos ventajas en este tipo de alimentación: aludir, por ejemplo, al menor aporte de grasas saturadas o colesterol y al mayor aporte de carbohidratos complejos (almidón) y fibra, o ácidos grasos, omega 6, antioxidantes y fitoquímicos; o su menor densidad calórica o los numerosos estudios que confirman su utilidad para la curas de varios males propios de la época como la obesidad o la hiper colesterolemia.
Pero además de aportar datos que favorezcan o no una elección alimentaria, entiendo que nuestra tarea científica está en poner la ciencia al servicio de una mejor calidad de vida. En este sentido, me propongo construir una ciencia que no esté desentendida de las poblaciones y sus realidades; una ciencia que no dé la espalda a quienes adoptan decisiones alimentarias basadas en principios éticos o ideológicos, absolutamente respetables.
Esta ciencia de la nutricional tiene que trabajar para lograr que estas poblaciones puedan adoptar sus estilos de vida también apoyados en elecciones racionales, apoyadas en el conocimiento. En consecuencia, es necesario formar profesionales que puedan contribuir al sostenimiento y complemento de estos planes alimentarios,  y estudiar de qué modo suplir las deficiencias que estos presentan, respetando los parámetros de las comunidades.
 
Un poco de historia
La búsqueda sobre el origen y significado de la palabra VEGANISMO me llevó a un boletín de 1944, “The Vegan News. Quarterly Magazine of the Laiky Vegetetarians”, en el que un grupo personas que adoptaban este tipo de alimentación decidía “inventar” una palabra para denominar sus elecciones alimentarias basadas en el no consumo de animales y sus productos, por respeto a los demás animales. Este término, ingresó al diccionario de la Real Academia Española mucho después, hacia el año 2014.  
En este Boletín Instituyente, los veganos, luego de dar cuenta de las dificultades que encontraban en definirse con los términos existentes coinciden en la necesidad de crear un término que los defina por lo que eran y no por la vía negativa, como venía siendo usanza (no lácteos, o no carnívoros). A su vez, el término debí a incluir también la práctica de no consumir todos los productos de origen animal como los huevos o la miel (y que los vegetarianos aceptan en su alimentación), de allí que concluyen que:
“… nuestra dieta será conocida como una dieta VEGANA, y nosotros conocidos como VEGANOS”[1].  
Traigo esta anécdota porque advertimos en ese origen que el planteo de esta “forma de vida” se basa en cuestiones éticas, no científicas. En efecto, el “The Vegan News…” continúa su editorial aludiendo a la matanza de los animales como algo inadmisible para su filosofía “Podemos ver claramente cómo nuestra civilización actual está basada en la explotación de animales de la misma manera que las civilizaciones del pasado estuvieron fundadas en la explotación de esclavos, y creemos que el destino espiritual del ser humano conducirá a que en el futuro contemplaremos con horror el hecho de que el hombre se alimentó de productos hechos con los cuerpos de otros animales. “
Por último se alude a la falta de evidencia científica sobre los beneficios de basar la alimentación de las poblaciones en la carne o derivados de animales. Aún con esta referencia, este boletín vegano concluye que sostener esta alimentación es un impedimento para la evolución moral del hombre y que la época no está aún madura para el cambio que se proponen.
Como profesionales de la salud, comprometidos con un mundo mejor, podemos contribuir a que la época madure. Está también en manos de los nutricionistas la enorme y hermosa oportunidad de cambiar la historia, profundizar los conocimientos sobre los diferentes paradigmas alimentarios, informar e informarnos, buscar y crear herramientas que favorezcan a estas personas en sus opciones alimentarias, aunque no hayan surgido de principios científicos, a fin de que sus decisiones éticas, además resulten saludables.
 
 

sábado, 16 de abril de 2016

Testimonios q alientan...




Sigo a diario, agradeciendo, la hermosa oportunidad de conocer y compañar a seres maravillosos, que vamos aprendiendo y transitando juntos, un camino de despertar...aquí otro testimonio conmovedor!

Gracias! Gracias, Gracias!!!



"Quería ponerme a escribir sobre mi experiencia con el intensivo, escribir en mí es parte de mi esencia. En el cierre de ayer salió de manera contudente el volver a mí.
Escribir, escuchar a Serrat, leer, son acciones para volver a mí. 
Aún me cuesta escribir por ahora sólo me sale decir gracias por estos dos meses en los que perdí peso mientras empezaba a ganar vida, a ganar luz, a ganar claridad y a despertar de muchos años de letargo profundo. 
No se trata sólo de hacer una dieta, se trata de reaprender o aprender a vivir mejor, a vivir en armonía y a sentir de manera inevitable y manifiesta que la sanación esta en uno. Está dentro de mí y el grupo, y Vani y Yesi y me querida amiga Gladys son y fueron catalizadores para poner esto en movimiento para después de dos enriquecedores meses llegar a un nuevo punto de partida, continuidad de esta etapa, donde se marca un comienzo más, uno de tantos que me esperan. 
Pensé que no iba a poder escribir demasiado y antes de ponerme a la tarea busqué un I Ching del amor por internet, hice una pregunta personal y me salió este hexagrama. 
Más allá de las interpretaciones particulares, lo sentí de manera clara como la experiencia de mi paso por el intensivo poderoso y mi comienzo a caminar en Sintonía. 
Lo comparto con ustedes. (las negritas y subrayados son míos, todo el texto vale la pena) 
GRACIAS, 

Este hexagrama fortuito implica una abundancia de excitación y de amor incondicional en tu vida. Como un rayo atravesando través de las nubes, el amor puede golpear con increíble velocidad y fuerza en este momento. Estás en la mirada de alguien. Prepárate para grandes fuegos artificiales. Se acercan pasión, diversión y celebración. Sin embargo, el sabio sabe que las llamas del amor necesitan alimento. No elijas el escape rápido. Busca más profundo la fuente del amor en tu corazón. Allí es de donde proviene la verdadera fuente de abundancia. Aquí está el fuego, donde la danza y la celebración son experimentadas. De todas formas, disfruta la química del momento, pero donde sea que estés y con quién estés, conéctate primero contigo mismo.  Se consciente del manantial de amor de tu corazón, y toda tu vida romántica será transformada.  Eres tu propio tesoro. Lo que buscas está dentro de ti, y siempre lo ha estado.

The changes to line 5 indicate:   "Las bendiciones se acercan". ¡Felicitaciones! Éste es un tiempo de compasión, conexión amorosa, y gran fortuna. El bienestar se extenderá hacia ti y a todos los que adoras.

Este hexagrama implica un momento de grandes cambios, claridad sobre las relaciones y una autoridad más profunda. Este es un momento para desechar viejas formas de ver y para mirar  a alguien más cercano con nuevos ojos. Has salido del miedo y de la preocupación y no cometerás los mismos viejos errores en las relaciones. El cambio te limpiará como agua y el amor encontrará su camino a ti. No necesitas hacer que esto suceda. La transformación surge de mantener las cosas simples. Actúa lo que necesites para apoyar los cambios positivos. Sonríe frecuentemente, aliméntate y date un gusto a ti y a tu pareja (o pareja potencial) con aprecio. Usa tu intuición. Las relaciones estarán en dificultades en esta época. Un movimiento geográfico puede estar referenciado aquí también. Pero sobre todo, surgirán nuevas ideas y soluciones.


Se puede decir más alto pero no más claro, cosa que nunca me ha pasado con el I Ching - GRACIAS otra vez"
Perla  ☯ 

viernes, 8 de abril de 2016

Nueva diplomatura en nutrición vegetariana/ vegana

Con muchísima alegría comparte el enlace de la nueva DIPLOMATURA EN NUTRICIÓN VEGETARIANA Y VEGANA!!!

Empezando a caminar un nuevo paradigma!!!

Vamos por más!


Chttp://nmk33.com.ar/modulos/ver_online.php?c=a0d550ea4f6abac56a7fa2273c599cb4&n=37&id=6302&d=4b8aba3bae4f7b2355db73935da57bd0






http://nmk33.com.ar/modulos/ver_online.php?c=a0d550ea4f6abac56a7fa2273c599cb4&n=37&id=6302&d=4b8aba3bae4f7b2355db73935da57bd0

martes, 24 de noviembre de 2015

Historias de vida que inspiran..


Como siempre digo ...adoro a mis pacientes..aprendo TANTO de cada uno , de cada historia y de revisarla y repensarla y re proponer... Esta historia que gentilmente Josefina comparte es una historia de aliento y estímulo a quienes creen que nunca se dan vuelta algunas historias, he aquí la experiencia de una gran sobreviente y mejor dicho resiliente!!!

Grs Jose por compartir este testimonio!!!


UNA PORCIÓN DE MI HISTORIA. LOS INICIOS
 Dieciocho años atrás, en el verano que anticipaba mi comienzo en 6 grado, comenzaba a transitar un largo camino de enemistad conmigo misma. Fue el mismo verano en que recibí mi primera luna y en el que bajé notoriamente de peso. Durante ese año, en el colegio eran frecuentes las maratones colectivas de ayuno, tomar diuréticos y tirar la comida en los almuerzos. Mi aspecto era calavérico, desaliñado y sin vida; además de la extrema delgadez tenia la piel, lo ojos y el pelo sin ninguna señal de salubridad. Lo mismo que se veía sentía por dentro. Me volví una persona solitaria, silenciosa, inexpresiva, desconectada de todo y de todos.

ENFERMEDAD EN ASCENSO.
Algunos años después, ya con 16 y en una nueva escuela, los mambos empezaron a empeorar. A la restricción de todos los días, le sumé el consumo desmedido de drogas, intercalado con ayunos, atracones y vómitos. En su momento, descubrir la cocaína, el éxtasis y la ketamina fue el paraíso, ya que no sólo me abstraían de la realidad sino que además me quitaban el hambre y me hacían bajar hasta 2 kilos por fin de semana. Terminaba demacrada, anestesiada, osea feliz. Todo ese ciclo duró unos cinco años, y no dudo en decir que fue el peor período de mi vida. Todavía recuerdo el dolor y la desesperanza que sentía, estaba convencida de que por más esfuerzo que hiciera nunca iba a poder mejorar. Así, mis días se resumían a: morirme de hambre, repasar varias veces por hora lo que había comido (ej: media barrita de cereal, un chicle y medio vaso de jugo.) darme un saque de alguna droga, mirarme al espejo, llorar, cortarme con compás, tener sexo casual y leer poesía, lo único que me daba un poco de felicidad. A esta altura ya había perdido todas las amistades, me daba mucha vergüenza mi estado y mis ausencias repentinas que hacían pudrir a cualquiera que me tuviera cerca. Además, a decir verdad, sólo me interesaba lo que me trajera más oscuridad.

PSEUDO ACEPTACIÓN
 En determinado momento, gracias a la contención de mi psicóloga a quien le debo gran parte de ésta sanación, puedo verbalizar: “Creo que tengo un problema con la comida”. Enhorabuena dijo Patricia, y me ayudó a encontrar un buen lugar para hacer tratamiento: Vita, Centro de Salud Mental. Como de costumbre, no acepté su compañía y me mandé solita al consultorio sobre Viamonte, al frente del Teatro Colón. Si algo tenía que pasar para que continúe negando mi enfermedad, era compartir el sillón de la sala de espera con la mujer de 30 kilos que había sido internada más de 10 veces. Ahí pensé: “¿Qué hago yo acá? ¡Qué vergüenza una gordita en un lugar cómo este! Me voy a la mierda”. Por suerte me quedé. Ahí conocí a mi segundo ángel, Valeria, la nutricionista de VITA. También me atendió el resto del cuerpo médico: la doctora clínica y la psiquiatra. En ese momento pesaba 39, de modo que me mandaron a tomar Ensure, un batido vitamínico super pesado que me ayudaría a subir de peso. Como mi compromiso con el tratamiento era a medias, lo tomaba de vez en cuando, seguía comiendo poco y me seguía drogando mucho. Pasaron un par de meses y me borré.

 EL COMPROMISO CON LA VIDA
 Luego de finalizar una relación sumamente tóxica en la que convivía, volví a vivir a la casa de mi papá con mis dos hermanos. La rutina seguía siendo la misma: restricción, droga, atracón, vómito y depresión. Un día mi viejo me cuenta que mi hermanito menor, que en aquél momento tendría menos de 10 años, se le acercó para decirle que estaba preocupado porque veía restos de vómito en nuestro baño. La angustia que sentí en ese momento no la puedo olvidar, todavía me dan ganas de llorar. En ese momento fui consciente del daño que me estaba generando a mi misma y a la gente que me rodeada. Y si bien el proceso de cambio fue infinitamente más lento y más complejo, recuerdo ese momento como un hito decisivo en la recuperación. Entonces, retomé el tratamiento.

TRATAMIENTO: SEGUNDO ROUND. 
Ya viviendo sola, en paz y con mayor conciencia tomo la decisión de alejarme de las drogas. En ese momento venía tomando cocaína casi diariamente, asique a distancia lo veo como un milagro. Pude bancarme la abstinencia y toda mi ansiedad que estaba peor que nunca. Mi cabeza iba a mil y el 99,9% de los pensamientos que me surgían eran negativos o innecesarios. Me resultaba imposible frenar la mente, los atracones y los vómitos. Era una frustración constante, sentía que por mucho que hiciera para controlar la situación no lograba conseguirlo. Mi nutricionista me daba tips para dispersarme y frenar la ansiedad, ejemplo: baños de agua caliente, salir a caminar, llamar a una amiga, bailar. Todo me resultaba inútil, había una pulsión física que no podía controlar. Al verme estancada y sumamente frustrada, empiezo a evaluar la posibilidad de ir a un psiquiatra. Sabia decisión. Hoy con toda convicción puedo afirmar que fue clave en mi recuperación. Al mes ya tenía muchísimo más control sobre los atracones, ésta nueva situación renovó las esperanzas y me dio el empujón para seguir trabajando. A medida que iba mejorando la alimentación, los cambios físicos se volvieron evidentes: el color y la textura de mi piel, el semblante de los ojos, el pelo, las uñas, etc.

AUTOTRANSFORMACIÓN.
 Los siguientes años fueron de continua evolución, con muchos tropiezos e infinitos momentos de enojo y negación, pero siempre hacia delante. En ésta etapa mucho tuvo que ver mi flamante nueva nutricionista: Vanina. Llegué a ella buscando un profesional con conocimientos en vegetarianismo y encontré muchísimo más. Vanina, con toda su sabiduría y compromiso, me enseñó a confiar, a escuchar los mensajes de mi cuerpo y sobre todo, a entender que éstos trastornos no tenían porqué acompañarme para siempre. Por muchos años sólo escuché: “Vas a tener que luchar de por vida / esto está marcado por tu genética / nunca vas a ser una persona a la que no le importe su físico”. Estás frases no me ayudaban en absoluto, hacían que me estigmatice y me defina siempre desde la enfermedad. Vanina llegó a mi vida para romper con todo eso y me ayudó a confiar en la capacidad que tenemos todos para transformarnos y trascender nuestras barreras. También, en éste período aprendí a dejarme fluir con la comida, dejando de exigirme una alimentación de manual. Hoy como lo que quiero, lo que el cuerpo me pide, y si un día el pedido viene en forma de ½ kilo de helado, lo disfruto y no me culpabilizo pensando que sigo enferma, sino que sólo tuve un día goloso. Como me dice Vani: “Qué es lo peor que puede pasar? Al otro día tendrás un poco de dolor de panza, comerás menos y luego vuelve todo a la normalidad”. Desdramatizar es la clave. Dejar de regodearse en el dolor, también. APRENDIZAJE. Toda ésta odisea me ha dejado algunos aprendizajes sumamente valiosos y en muchos casos, reveladores. En primer lugar, que el cuerpo es sólo un instrumento que nos permite disfrutar de lo verdaderamente importante: amar, ayudar al otro, aprender, jugar. Que el ser amorosos, comprensivos, compasivos y benevolentes con nosotros mismos, es lo más importante de todo. He comprobado que si lo experimentamos en nosotros, de la misma manera nos vinculamos con el prójimo. También aprendí que no hace falta esforzarse por ser perfecto y agradable para todo el mundo; no hay nada más hermoso y querible que una persona genuina, vulnerable y que abraza la imperfección. Que el expresarse es sumamente sanador, poder decir: no / te quiero / gracias / me equivoqué / perdón; en mi caso fue inmensamente reparador. Y por último: que con voluntad, esfuerzo y paciencia, todo, absolutamente todo es posible. Josefina Minujen 9/11/2015